Open
Buscar
Descubre la ciudad

Fin de semana primaveral en Ginebra

Fin de semana primaveral en Ginebra

Ven en tren, avión o por carretera. ¡Un fin de semana en Ginebra es fácil, relajante e inolvidable!

 

Día 1

top 10 carouge

Visita Carouge

Empieza tu fin de semana en Ginebra descubriendo los encantos y secretos de la ciudad de Carouge. El sábado por la mañana, aprovecha el pintoresco mercado de Carouge en la Place du Marché para probar productos locales y conocer a los lugareños a los que les encanta comprar allí. Justo al lado, en la Rue du Marché, prueba un delicioso chocolate caliente casero de Chez Martel y cae en la tentación con sus bombones caseros. Entra en las preciosas boutiques de los diseñadores de moda de Carouge, conocidos por su creatividad de inspiración bohemia. Tómate un descanso gourmet en la Boulangerie Wolfisberg, que elabora pan y pasteles caseros con productos regionales y de calidad desde 1961. La panadería te abre sus puertas para ofrecerte talleres creativos. Inscripción obligatoria.

> Toma el tranvía 12 hasta Bel-Air Cité. Sube por la Grand-Rue para llegar al casco histórico.

Viaje en el casco histórico de Ginebra

Piérdete por las pequeñas calles adoquinadas de la ciudad histórica más grande de Suiza. El casco antiguo está dominado por la catedral de San Pedro, un lugar importante de la Reforma. Viaja al corazón de la Ginebra medieval a través de las parcelas, los edificios históricos, los museos y los famosos pasajes secretos bien guardados por los ginebrinos. Maravíllate ante la arquitectura de los patios interiores del Hôtel-de-Ville y sube a pie su monumental rampa en espiral. Entra en la histórica Maison Tavel, descubre los famosos cañones del Viejo Arsenal y pasa por la Place du Bourg-de-Four, un animado lugar de encuentro muy popular entre los lugareños. Por cierto, La Clémence es uno de los cafés favoritos de los ginebrinos. Para un momento de placer, comparte una deliciosa y auténtica fondue en el Restaurante des Armures. Si no, también puedes tomar una copa en el restaurante Hôtel-de-Ville, la legendaria brasserie Père Glôzu.

> Dirígete hacia el Parc des Bastions. De camino, te encontrarás con el Banc de la Treille, el banco de madera más largo del mundo (120 metros de largo).

Momento de relax en el Parc des Bastions

Relájate en el Parc des Bastions, una gran zona verde en pleno centro de la ciudad. A los habitantes de Ginebra les encanta leer en el césped y hablar con los amigos. Tómate un descanso en el restaurante del quiosco de música o mira a los jugadores de ajedrez del parque. Detente delante del Muro de los Reformadores, un homenaje monumental a las grandes figuras de la Reforma. Jean Calvin, Guillaume Farel, Théodore de Bèze y John Knox se encuentran en el centro del Parc des Bastions, en forma de estatuas gigantes y bajorrelieves. El lema de Ginebra «Post Tenebras Lux» está grabado en esta pared.

> Si te apetece un descanso, ve a Rue du Rhône, la calle comercial más lujosa de Ginebra. El Rooftop 42 y la azotea del Hotel Métropole te ofrecen unas vistas impresionantes de la bahía de Ginebra.

jet deau geneve

Paseo por los muelles de la orilla izquierda

Después de este merecido descanso, pasea por los famosos muelles para llegar andando al Jet d'Eau, emblema de Ginebra desde 1891. El Jet d'Eau simboliza la ambición, el dinamismo y la influencia internacional de una ciudad moderna preocupada por su entorno. Tiene 140 metros de altura y el agua sale por la boquilla a una velocidad de 200 km/h.

> Cruza el lago de la orilla izquierda a la orilla derecha con los Mouettes Genevoises. Gracias a la Geneva Transport Card que te darán en el hotel, disfruta de una travesía gratuita por el lago.

"Atracción única en Ginebra, los Mouettes Genevoises son barcos lanzadera que salen cada 10 minutos y te permiten moverte de una manera original"

Geneve

Visita el barrio internacional de la orilla derecha

Sube por la Avenue de France y visita algunos de los símbolos de la Ginebra internacional. Por ejemplo, el Palacio de las Naciones te ofrece visitas guiadas fascinantes todos los días. Construido en el Parque Ariana, el palacio es la sede europea de las Naciones Unidas desde 1936. El Museo Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja te invita a descubrir la labor humanitaria de Henry Dunant.

Día 2

Día de primavera en Ginebra

Si hace bueno, empieza el día con un crucero inolvidable por el lago. Zarpa a bordo de uno de los elegantes barcos de vapor, buques insignia de la flota Belle Époque en el lago de Ginebra. Explora las sublimes costas suizas hasta Nyon o Montreux, antes de volver a Ginebra. Estos cruceros te ofrecen un verdadero momento de placer e impresionantes paisajes costeros. Cuando vuelvas, camina por los muelles y disfruta del maravilloso lago de Ginebra. 
Si te apetece relajarte, el Bain des Pâquis es el lugar ideal. En este lugar de reunión para los ginebrinos, saborea un brunch gourmet o prueba un delicioso plato del día casero para almorzar y relajarse en la orilla. 

Día de lluvia en Ginebra

Si llueve o la primavera tarda en llegar, aprovecha para explorar los mejores museos de Ginebra: el Museo Ariana especializado en cerámica, el Museo Internacional de la Reforma dedicado a la Ginebra protestante, el gigantesco Museo de Historia Natural, etc. O también puedes optar por un día de bienestar y relajación en uno de los balnearios más bellos de la ciudad, el Bain-Bleu Hammam & Spa Genève-Plage. Por la noche, tómate una copa en uno de los cafés más bonitos de Ginebra: el emblemático Café Remor. El Riverside Café ofrece unas vistas espectaculares del Ródano, etc. Descubre las actividades imprescindibles para hacer en interior aquí.
Qué hacer cuando llueve