Open
Buscar
Comer y beber

Comida rápida para un día de visitas

Comida rápida para un día de visitas

Para consumir en el local o para llevar, descubre nuestra selección de restaurantes de «comida rápida» para picar algo rápidamente y en cualquier momento… ¡Sin renunciar a la calidad y al sabor! Ensaladas, piadinas, hamburguesas, pizzas e incluso baos y pokes, te presentamos nuestros flechazos culinarios para una pausa revitalizante durante un día de visitas culturales o de compras. Sigue la guía. 

En la orilla izquierda, junto al lago

¡No te pierdas la institución hamburguesera ginebrina! A solo unos pasos del lago, haz una pausa en Hamburger Foundation, el local imprescindible para todos los adeptos del bocata redondo. Con un servicio continuo hasta las 22:30 h, deléitate con sus famosas Cheeseburger o Bacon Cheese, elaboradas a base de productos locales. Muyy cerca de allí, puedes encontrar el Marcel, el local de moda, ideal para los días de invierno. Aquí reinan la comida reconstituyente y golosa: fish & chips, sándwich club, ensaladas César, gofres… Todo ello de elaboración casera, con cariño y generosidad… ¡Y abre los domingos!

¿Buscas algo de evasión? Pásate por Molokai, el refrescante poke bar de la calle Rhône donde podrás crear tu propio plato a base de pollo, tofu marinado, salmón o carne seca; ¡seguro que encuentras la combinación perfecta! También puedes pasarte por Elua, el otro restaurante especializado en pokes que se encuentra en la calle Eaux-Vives, donde puedes pedirte un Kapohaku, a base de pulpo, o un Wailea, elaborado a base de dorada.

En una callecita en pleno corazón del barrio de Eaux-Vives, encontrarás En Faim, donde podrás degustar, en su encantadora terraza de madera o para llevar, un delicioso zumo recién hecho, wraps o la especialidad de la casa, el Houmous Bowl. Comida oriental, vegana o con pollo, una sitio para un almuerzo 100 % sano y delicioso. Para terminar, ve al Restaurant de la Plage, un local nuevo con vistas panorámicas del lago que no debes perderte bajo ningún concepto en tu visita a Ginebra. Junto al agua, disfruta de su cocina rápida, fresca y de temporada, siete días a la semana y hasta la medianoche.

En la orilla derecha, junto a la estación

Para saborear la dolce vita, visita Mafalda, un ultramarinos-restaurante familiar de sabor transalpino. En el menú, para llevar o consumir en el pequeño comedor del primer piso, te costará elegir entre las pastas del día, el emblemático panino o una porción de pizza. El tiramisú de la casa también es para morirse. ¿Eres más de ensaladas? Visita a los vecinos, Elsalad. En formato wrap o bol, el local ofrece ensaladas frescas de temporada a base de productos locales. Nos encantan sus recetas creativas y generosas, así como su «ensalada del mes», con los productos del momento. Además, dispone de otros dos puntos de venta en Ginebra, en los barrios de Plainpalais y Villereuse, muy cerca del lago.

Con su servicio ininterrumpido de 11:00 h a 23:00 h, Lobster & Co deleita los paladares de los ginebrinos con su emblemático Lobster Roll, un pan tipo brioche tostado con bogavante canadiense o cangrejo azul… ¡Te lo zamparás de un bocado! No dudes en acompañarlo con el Coleslaw de la casa o las Patatas fritas a la trufa. 

En Rues-Basses, de compras

¿Una paradita para almorzar entre tienda y tienda? Estos son los lugares que nos enamoran.

Wraps, tostas de aguacate, hamburguesas, ensaladas y ricos dulces caseros… todo preparado en el momento, con ingredientes de la zona y recetas originales. Bienvenido a Street Gourmet. Aquí podrás pedir una deliciosa quiche del día, hecha con los productos del mercado o un generoso Healthy Bowl a base de salmón gravlax o de pollo shawarma. La auténtica pizza romana al taglio se come en Nero’s Pizza. Situado en la calle Marché, junto a los grandes almacenes Globus, este establecimiento ofrece generosas porciones de pizza para llevar, elaborada con productos traídos directamente de Italia. Margherita, Regina Bufala o Salame Picante, hay para todos los gustos. Si te apetece una hamburguesa, ve al Black Tap. Elegida como «la mejor hamburguesería de Nueva York», la marca se ha instalado también en Ginebra, para alegría de todos los foodies. En el menú encontrarás: hamburguesas, boniato frito, ensaladas… Y sus célebres batidos, deliciosos y llenos de color.

Al pie de la Vieille-Ville, Threekids es una referencia en materia de bagels artesanos. Harina ecológica de Ginebra, recetas de temporada y tres amigos de la infancia que nos acogen en un ambiente cordial y dinámico. Un divertido guiño: cada bagel lleva el nombre de un barrio ginebrino.

En el barrio de los bancos

Nos pirra la nueva hamburguesería del barrio de los bancos. Shiso Burger ofrece originales recetas fusión inspiradas en la cocina asiática con pan horneado a baja temperatura. ¡Toda una novedad para una hamburguesa! Y para los vegetarianos, el restaurante cuenta con recetas personalizadas a base de tofu o champiñones Portobello. A dos números se encuentra Seed con su propuesta de comida para llevar sana y de temporada. Cada día podrás encontrar una sopa y una sugerencia especial, además de su carta, compuesta por ensaladas, sándwiches hechos en el momento y todo tipo de tostas saladas. Para picar algo rápido, puedes pedir un Energy Ball a base de coco e higos o mango. 

En Plainpalais

Para una pausa rápida, golosa y a buen precio, visita Toasted. Aquí la tosta es la reina. Sus deliciosos sándwiches se elaboran con productos de las granjas de la región y se hacen en el momento. Además, encontrarás vinos ecológicos y patatas fritas caseras. Tras unos paseítos deportivos por el parque Des Bastions, dirígete a Bao Canteen, el tempo de los gua baos, los famosos bocadillitos taiwaneses al vapor que vuelven locos a los ginebrinos. Una cantina 100 % street food, para tomar en el local o para llevar. De tofu, camarones salvajes o ternera braseada, ¡déjate llevar!

¿Buscas un local 100 % vegano? Date una vuelta por EnVie, que propone suculentas ensaladas, hamburguesas, perritos calientes y repostería en el barrio de Plainpalais. Un lugar colorido, generoso y lleno de delicias. Recetas vegetales de ensueño…

En Carouge y de camino…

¿Piensas visitar la emblemática ciudad sarda? Te ofrecemos algunos lugares clave para tomar un tentempié de camino y a tu llegada. En el barrio de Les Augustins, no te pierdas la pequeña arcada de cantarín acento italiano. Bischero Focacceria deleita los paladares con sus Focacce artesanas. Un local familiar donde la especialidad toscana se realza en forma de bocata. También podrás probar sus deliciosas Arancini y una Parmigiana de lo más reconstituyente. Cambia de continente a solo unos pasos en Mama Thaï, una cantina made in Bangkok donde te sentirás como en casa con solo pisarla. Come allí o llévate su riquísimo Pad Thaï, la Ensalada de papaya con camarones, su Ternera salteada con albahaca o sus Rollitos de primavera con plátano y chocolate.

Una vez en Carouge, visita Poke Me para una pausa refrescante y saborea sus pokes personalizables en el local o para llevar. La arcada de la calle Saint-Joseph ofrece, de lunes a domingo en horario ininterrumpido, una colorista variedad de recetas típicas hawaianas. En la preciosa plaza Du Temple puedes darte una última vuelta por Italia con Ajò Ajò Piadineria. Aquí es la piadina la que manda. Pero no solo: ríndete a las diferentes Focacce y Arancini de la casa y a las sopas y ensaladas del momento. Lo mejor: una terraza en la plaza para los días de sol. 

También te puede gustar