Ginebra en unas horas

¿Solo tienes un par de horas para conocer lo mejor de Ginebra? Pues vamos allá, la ciudad tiene algo que les gustará a todos los que quieran aprovechar para vivir momentos agradables.
Si te apetece pasear
Cuando hace bueno, puedes salir a tomar el aire paseando por el lago. Para que no te pierdas nada del paisaje, te proponemos un pequeño recorrido de unas 2 horas que puedes hacer con total libertad. Si vienes desde Palexpo, coge el autobús hasta la estación y luego camina por la rue du Mont-Blanc hasta llegar al lago. Luego, pasea por la orilla mientras contemplas las vistas del Jet d'Eau y, si avanzas un poco más y el cielo está despejado, verás la cordillera del Mont-Blanc. Sigue andando hacia el parque Perle du Lac que cuenta con varios parterres con flores durante todo el año. Desde allí, puedes subirte al famoso autobús acuático de Ginebra "La Mouette". Solo necesitas un billete de autobús o la tarjeta de transporte de Ginebra que puedes comprar en el hotel, para cruzar el lago desde diferentes lugares y contemplar un paisaje único. Cógelo en la Perle du Lac en dirección a Port-Noir, es una manera agradable y rápida de descubrir el lago desde las dos orillas. Durante el viaje, además del lago de Ginebra, podrás ver la catedral en la cima de la ciudad histórica. Cuando hayas cruzado al otro lado, vuelve al centro paseando por la orilla, hacia el Jardín Inglés y el famoso reloj de flores. Si te queda algo de tiempo, ve al casco antiguo para tomarte un chocolate caliente en la plaza Bourg-de-Four, un sitio histórico en Ginebra.
Les Mouettes boats
Perle du lac
Si tienes hambre y te gustaría probar las especialidades locales
¿Tienes unas horas para comer? Aprovecha para probar la deliciosa fondue suiza antes de marcharte. Dos recomendaciones con dos ambientes diferentes:
Les Bains des Pâquis, una de las mejores fondues de Ginebra, ofrece un ambiente relajado y acogedor. Disfruta de un lugar popular único con mesas grandes, a la orilla del lago y unas vistas de 360 ° de la ciudad y el lago. Coge una bandeja y un hornillo, dales tu nombre y te llamarán para saber dónde te sientas y llevarte a la mesa una fondue llena con una deliciosa mezcla. Ten en cuenta que aquí solo puedes pagar en efectivo. ¡Acuérdate de sacar dinero para vivir esta experiencia única, que les encanta a los ginebrinos!
Si prefieres disfrutar de un ambiente histórico en plena ciudad medieval, ve al restaurante Les Armures. Es verdad que el lugar es un poco más turístico, pero puedes probar una excelente fondue acompañada de un Petite Arvine, un vino de la región, en un entorno que te hará viajar en el tiempo. Parece ser que Bill Clinton y muchos otros famosos han estado allí comiendo una fondue.
bains des paquis
les armures
Si quieres conocer la ciudad
En unas horas, tendrás tiempo de descubrir los lugares imprescindibles de Ginebra. Date un paseo clásico o temático en taxibike, es una manera estupenda de disfrutar de un recorrido completo mientras admiras el paisaje tranquilamente. Verás el Jet d'eau, el reloj de flores, el Muro de los Reformadores, el Palacio de las Naciones y todos los secretos de Ginebra durante un paseo guiado.
Otra opción es ir caminando, desde el borde del lago, hasta el casco antiguo y descubrir los tesoros de la ciudad histórica más grande de Suiza. Tiene un ambiente pintoresco y puedes admirar la catedral de Saint-Pierre. Si quieres ir hasta la parte más alta, tendrás que subir 157 escalones, pero las vistas son impresionantes. Luego date una vuelta por las calles hasta la famosa plaza Bourg-de-Four, para tomarte una cerveza local o un café renversé (así se llama al café con leche en la Suiza francófona).
Los más aventureros podrán consultar las opciones de paseos en segway. Son unos recorridos muy agradables de 1h30 aproximadamente que te permitirán vivir una experiencia única por los mejores caminos de Ginebra.
Cathedrale St Pierre
Taxibike
¿Se puede combinar las visitas con la gastronomía?
Por supuesto que sí. ¿Qué te parece hacer el Chocolate tour? Esta visita guiada acompañada de una auténtica apasionada te llevará a través de la historia de Ginebra y sus secretos más golosos. Podrás hacer catas, mientras descubres los lugares más emblemáticos de la ciudad histórica. ¡Es una manera estupenda de hacer una visita didáctica y agradable! Y si te apetece algo salado, vive una nueva experiencia maravillosa, tomando una fondue suiza a bordo de un tuk tuk. Platos regionales y un paseo por Ginebra, ¡es imposible aprovechar mejor estas dos horas!
chocolate
Chocolate tour Geneva
Visitas culturales en Ginebra
¡Si buscas algún plan cultural, seguro que Ginebra tiene algo para ti! Para los amantes de los viajes culturales, el museo de Etnografía de Ginebra es una parada obligatoria. De martes a domingo, se puede visitar la exposición permanente de forma gratuita con una amplia colección de objetos de todo el mundo que te transportarán de un continente a otro y te harán viajar en el tiempo. Los niños pueden hacer que su visita sea muy divertida, gracias un mapa con obras que deberán encontrar en la sala y pegar en el lugar correcto.
En caso de que quieras descubrir el lado más internacional de Ginebra, puedes dedicarle un par de horas al Museo Internacional de la Cruz Roja, un museo único en el mundo. Descubrirás las acciones que ha llevado a cabo la Cruz Roja durante sus 150 años de historia humanitaria. Es un recorrido emocionante y que invita a reflexionar.
Para los fans de los relojes, el museo Patek Phillippe te invita a hacer una visita guiada atemporal, donde conocerás creaciones únicas de relojería.

MEG Geneva
MEG
International Museum of the Red Cross